embarazo y diabetesYa les debía esta entrada para contarles mi experiencia en este segundo trimestre de embarazo de la semana 14 a la 27 utilizando la microinfusora de insulina (aquí puedes leer sobre el primer trimestre). Empezaré por contarles las curiosidades de los cambios en mis dosis de insulina, esta es mi experiencia personal recuerden que cada quién es distinto, todos los ajustes los hice en equipo con mi médico. El registro aún más detallado de glucosas, carbohidratos, basales temporales y otros etcéteras ha sido lo más cansado este tiempo pero sobra decir que el esfuerzo adicional vale la pena.

Ya anuncian los textos que entre la semana 24 y la semana 28 aumenta la resistencia a la insulina debido a ciertos cambios hormonales, así que ya estaba yo prevenida, en teoría, pero sabemos que la práctica no siempre es como la dictan los libros así que hay que poner atención más cercana (aún) a los cambios.

Dosis basales de insulina

Al término del segundo trimestre estoy utilizando aproximadamente un 18% más de insulina basal que al inicio, pero lo curioso es la distribución: a partir de las 22:00 hrs empezaron a aumentar los requerimientos basales un 30%; a partir de las 00:00 hrs un 55%; a partir de las 4:00 hrs solo un 12% y durante el día casi no ha habido cambios en las basales, salvo un 30% extra entre las 10:00 y las 13:00 hrs.  Esta es una de las principales razones por las que la microinfusora resulta una herramienta muy útil durante el embarazo ya que con un esquema de inyecciones es mucho más difícil hacer este tipo de ajustes diferenciados a las dosis basales de insulina.

 ¿Y para comer?: cambios en la relación insulina – carbohidrato

La cantidad de insulina que calcula la microinfusora para antes de cada comida está determinada por la relación insulina carbohidrato, que dice cuantos gramos de carbohidratos cubre una unidad de insulina ultrarápida.

Al inicio del embarazo:

Desayuno: 1 unidad por cada 10g

Comida: 1 unidad por cada 10g

Cena: 1 unidad por cada 14g

Después del segundo trimestre:

Desayuno:  1 unidad por cada 6.5 g

Comida: 1 unidad por cada 8 g

Cena: 1 unidad por cada 9.5 g

Esto quiere decir que, por ejemplo, para desayunar 20 gramos de carbohidratos antes necesitaba  2 unidades de insulina (20/10 =2)  y actualmente necesito 3 unidades (20/6.5= 3).

¿Y en caso de hiperglucemia?: cambios en la sensibilidad o factor de corrección

En caso de que el valor de glucosa esté por arriba de mi meta puedo aplicar dosis extras de insulina para corregir, esto lo calcula la microinfusora según la sensibilidad también conocida como factor de corrección, es decir 1 unidad de insulina cuántos mg/dl baja la glucosa. Ha cambiado muy poquito, también necesitando un poco más de insulina que antes.

Al inicio del embarazo:

Durante la noche: 110 mg/dl

Durante el día: 100 mg/dl

Después del segundo trimestre:

Durante la noche: 90 mg/dl

Durante el día: 75 mg/dl

Esto quiere decir que, por ejemplo, para que mi nivel de glucosa bajara desde 160 mg/dl hasta una meta de 90 mg/dl, al inicio durante el día necesitaba 0.7 u (160-90/100)  y actualmente necesito 0.925 u (160-90/75).

 ¿Cómo darse cuenta de que se necesita hacer ajustes?

Aquí está la magia, bueno no hay tanta magia, más bien mucho trabajo artesanal: apuntar, apuntar y analizar eso que se apunta para tomar decisiones.  A pesar de que la microinfusora guarda toda la información y se pueden hacer reportes, sigo prefiriendo mi hoja de cálculo para registrar todo manualmente, esto me permite analizar con mayor detalle.

Además utilizo el sensor de monitoreo continuo de glucosa y puse las alarmas entre 70 y 130mg/dl, es decir, suena si la glucosa sube hasta 130mg/dl o sí baja hasta 70mg/dl.  Sí es útil pero también, a veces, es una tortura, confieso que más de una vez entre uno y otro cambio de sensor tuve que descansar un par de días de él y sus avisos por mi propia paz mental.

Cuando comencé a notar que la glucosa en la noche subía arriba de la meta y a pesar de corregir en dos o tres ocasiones no lograba hacer que bajara lo suficiente, empecé a utilizar basales temporales, es decir, le indicaba a la microinfusora que durante cierto tiempo aumentara un porcentaje la dosis basal,  empecé por +10%, +20%… hasta llegar a +50% extra. Con esta información, junto con mi médico, tomábamos ya la decisión de aumentar directamente las dosis basales programadas y vigilar los resultados de los cambios. Tan pronto teníamos datos de un patrón comenzamos a hacer los cambios, a veces cada 2 o 3 días.

Dosis ajustadas… a disfrutar del segundo trimestre

Realmente tuve un segundo trimestre de lujo, no me puedo quejar nadita. En mi adolescencia tuve sobrepeso así que con el embarazo imaginé que me iba a reencontrar con aquella antigua papada, los cachetes abundantes y el brazo de murciélago… pero ¡no!, también he escapado de las piernas hinchadas ¡fiuf!,  sigo siendo yo pero con una redonda barriga ¿será verdad esa creencia popular de que si es niño solo crece la barriga y si es niña es cuando uno tiende a “ensancharse” (sí, ¡es niño!). Las náuseas quedaron atrás y comenzaron a pasar cosas emocionantes como notar que la barriga es más grande en la noche que en la mañana y sentir los movimientos del bebé… puf ha sido increíble, todavía me emociono y echo la lagrima de Remi cuando le hablo y me responde con un brinco por aquí o por allá.

Ya estoy entrando a la recta final… (semana 32) las cosas se empiezan a poner menos cómodas, no respiro igual, no puedo caminar igual, no puedo moverme igual, me canso más rápido y no rindo igual, tengo un poco de reflujo cada vez que como o , a veces, cuando bebo un poco de agua… y entre emoción y ansiedad de las sorpresas que llegarán y cómo cambiará mi vida cuando esas pataditas de hoy me vean a los ojos y me pidan que le dé de comer, y que le cambié el pañal y le vuelva a dar de comer y que lo arrulle y le vuelva a dar de comer…  si sí ya me conocen ya me peiné todo lo escrito sobre lactancia, un par de libros muy buenos que de algo me servirán pero la experiencia a la hora de la verdad seguro no se le comparará. Ya les contaré del tercer trimestre y nacimiento en un par de meses más (o 3 o 4 porque creo que voy a estar algo ocupada ¡AHH! ).

 

Entradas recomendadas

2 Comentarios

  1. uff espera a la semana 36 sientes que gravitas!!!!… en efecto las cosas no seran igual, y disfruta cada etapa. Yo no pude dar lactancia a tiempo por problemas hipertensivos, le di solo un poco, y vaya no sabes como te estigmatizan .. pero de igual forma disfrute mucho la etapa del biberon con mi bb y haciendole de mama canguro en todo momento que pude. Las hormonas ufff, una cosa es lo que dicen los libros y otra ya vivirlo al 1000 las primeras semanas pero sera algo entretenido!!! disfruta cada momento!!!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *