Imagen de  Capture Queen ™ bajo licencia CC de Atribución: https://www.flickr.com/photos/uaeincredible/231011361
Imagen de Capture Queen ™ bajo licencia CC de Atribución: https://www.flickr.com/photos/uaeincredible/231011361

¡Hoy les tengo una buena noticia!, esas  de las que hay que gritar fuerte para que se escuchen pues no se dan todos los días y nos dan esperanza, que tanta falta hace. Hoy puedo dar testimonio de que las instituciones pueden escuchar y dar respuesta a las necesidades de las personas a quienes brindan un servicio y abrirse a que no todo es blanco o negro, de pronto puede haber espacio para los colores.

¿Pero de qué hablas Elena?

La historia es larga procuraré resumirla. Como ya saben,  yo estudié la hermosa licenciatura en Diseño Industrial,  y la volvería a estudiar feliz porque durante 4 años me entrenaron para identificar necesidades y resolverlas de la manera más creativa posible, ahí decir  “eso no se puede hacer” no era una opción. En 2008 hice mi primer diplomado  de Educación en Diabetes en la Federación Mexicana de Diabetes, en ese entonces lo impartía el Dr. Enrique Pérez Pastén, aprendí un montón de cosas y decidí que a eso me iba a dedicar : yo quería ser Educadora en Diabetes, pero al término del diplomado me enteré de que no me darían ningún reconocimiento (ni siquiera uno como “consejera en diabetes” que fue una modalidad que existió algún tiempo para “no profesionales de la salud”),  las condiciones habían cambiado y como yo no tenía una licenciatura en el área de la salud no sería posible tener un diploma, y sin un diploma tampoco es posible presentar el examen de certificación del Consejo Nacional de Educadores en Diabetes (CONED)… “Lo más fácil, si de verdad quieres ser educadora, es que estudies la licenciatura en Nutrición”- me decían.  Pero yo no quiero ser nutrióloga, ¿qué problema le ven a que yo me dedique a la educación en diabetes y no a la asesoría nutricional?

El día que me dijeron  “Tu no puedes” (ya saben como son ese tipo de momentos) decidí demostrarme a mí misma lo contrario.

Empecé a desarrollar materiales educativos, como las listas de alimentos para conteo de carbohidratos, que salieron de la tesina de ese primer diplomado. Hice la Maestría en Educación, que era lo que para mí tenia más sentido si quería especializarme en esto. Luego me invitaron a dar clases en el diplomado de formación de Educadores en Diabetes de ReMeDI. Un buen día pregunté al Dr. Joel Rodríguez Saldaña si al cursar y aprobar su diplomado era posible obtener un diploma con el aval correspondiente y  me respondió que sí. Así que me inscribí, cursé este segundo diplomado y esta vez si obtuve el “papel”. Pero el camino hacia un reconocimiento oficial de la disciplina de la Educación en Diabetes es bastante complejo aún, ya que los diplomados no son grados académicos, es en parte por esto que en México es difícil encontrar plazas de trabajo para Educadores en Diabetes, no existe esta figura en el sistema de salud formalmente, hay mucho camino por andar. El paso que sigue a los diplomados es presentar el examen de certificación del CONED, pero ¿qué creen? – es requisito tener una licenciatura en Nutrición, Medicina, Psicología, etc. Diseño industrial y diabetes tipo 1 no están en la lista.

EL CERTIFICADO NO HACE AL EDUCADOR

Lo pongo en grande, educadores somos todos, todos aprendemos con todos, como diría Paulo Freire, pero cuando decides dedicarte profesionalmente a algo y hacerlo sostenible, resulta que los papeles a veces abren o cierran oportunidades. Algunos laboratorios que contratan educadores en diabetes solo buscan a los que están certificados, en ocasiones los tabuladores de honorarios son distintos para un educador certificado o no certificado, me gusté o no es la realidad.

Durante estos 6 años que han transcurrido desde mi elección profesional, cada vez que en algún foro, congreso, conferencia, me encontraba con los miembros del CONED les hacía la misma pregunta: ¿Cuándo van a modificar sus estatutos? ¿Cuándo nos van a dar la oportunidad de evaluar nuestras habilidades a personas que nos dedicamos a educar en diabetes profesionalmente aunque no demos consultas nutricionales, terapia psicológica o prescripciones médicas? Si no aprobamos el examen, no hay certificado como cualquier otro aspirante- les decía. Las respuestas, aunque no definitivas, nunca eran muy alentadoras. Llegué a pensar en estudiar la licenciatura en Nutrición en lugar del Doctorado en Educación, pero mi intuición me decía que eso no tenía ningún sentido, yo no quiero dedicarme a la Nutrición y ya hay excelentes profesionales en ese campo con quienes se puede trabajar interdisciplinariamente. Así que seguí mis instintos.

Y los papeles sirvieron para algo…

A principios de este año, como parte de los requisitos para mantener mi beca en el doctorado, tuve que digitalizar todas las evidencias académicas que tuviera en mi historia, por supuesto 90% son cursos, conferencias, ponencias,congresos, pósters, clases sobre educación en diabetes. Así que me dije a mi  misma: “Siempre me quejo de que no me puedo certificar, pero nunca he presentado mi solicitud, con evidencias de mi experiencia, para pedir que se revise mi caso formalmente…”   y que lo hago … y para mi muy grata sorpresa la respuesta fue afirmativa ¡aquí está!:

carta

Tengo un par de semanas para estudiar para este examen, no sé si lo aprobaré o no, pero algo aprenderé ,seguro, lo más significativo para mí en este momento es confirmar ,una vez más, que hay manera de ser escuchados: con trabajo, resultados pero también haciéndonos escuchar.

Gracias

Gracias a todas las personas que me repitieron que yo no podía ser educadora en diabetes, de verdad gracias porque me ayudaron a mantener viva a la diseñadora industrial que no conoce el “eso no se puede” y busca la manera más creativa de resolverlo.

Gracias también a todas las personas que creen en mí siempre, a mi esposo Gonzalo que me escucha y me ayuda a valorar los siguientes pasos de cualquier cosa que se me ocurra. A mi endocrinóloga, amiga, socia, cómplice Raquel Faradji, que me enseñó que había un mundo más allá de la NPH y que siempre está ahí (aunque esté viajando por el mundo) para cualquier cosa desde inventar nuevos proyectos de investigación y de educación hasta para ajustar mis basales. A mis amigos y glucolegas Mariana y Marcelo (y todos los que no me cabrían en este post si sigo escribiendo) con quienes puedo llorar mis penas, quejarme de mis hiperglucemias pero también reir y pensar seriamente cómo “salvar al mundo” de la ignorancia en este tema.

Gracias a la generosidad y confianza de los profesionales, médicos, nutriólogos, psicólogos, endocrinólogos que me dan la oportunidad de trabajar con ellos haciendo equipo y que me apoyaron para presentar esta solicitud: Israel Lerman, Carlos Antillón, Joel Rodríguez, Carmen Rangel, Andrea Rosales, Joaquín Joya, Gladys Bilbao y Marian Villanueva con quienes he aprendido y crecido mucho.

“No dejes que alguien más decida por ti quién quieres ser, con y sin diabetes, con diplomas y sin diplomas, con certificados y sin certificados, puedes trabajar para darle a tu vida el sentido que a tí te de la gana” – he dicho.

Entradas recomendadas

9 Comentarios

  1. Felicitaciones Elena! eres una guerrera, luchadora en todo el sentido de la palabra. Me alegra que hayas recibido la carta y que evaluando tu amplia trayectoria ahora puedas hacer el exámen en el cual estoy más que segura que saldrás muy bien.
    Te admiro por esa perserverancia y sigue así porque eres una excelente educadora en diabetes!!

    • ¡Mil gracias por tus palabras Cath! es el cierre de un ciclo que quedó a medias hace tiempo y espero que de el impulso para nuevas aventuras. =) Un abrazo!!

  2. Bendiciones, un ejemplo grandioso a eso se le llama integridad, entereza, dignidad, peto sobre todo compromiso con los principios y nobleza, que orgullo haber sido su alumno, hacen falta ciudadanos con ese espíritu de servicio, Ud. Es. valiosa , no desista, yo veo al paciente que vive con diabetes como alguien que transita por un callejón obscuro, y los que nos dedicamos
    a la diabetes somos el medio para iluminarles.
    Que admirable, felicidades.
    Miguel Sánchez Méndez
    Médico cirujano diabetologo, educador en diabetes.

    • Gracias Miguel por tus palabras, me da mucha emoción leer tu comentario y sentir que algo he aportado en los diplomados. Gracias por invertir tu tiempo en seguir preparándote para poder iluminarnos un poco el camino, es oscuro, a veces los que tienen las lámparas nos las apagan, y otras veces nos encontramos con compañeros de viaje que traen su propia vela y la encienden para compartirla como tu, siempre se agradece =).

  3. Antes que nada es admirable tu constancia y dedicación hacia lo que te gusta y sobre lo que crees que es bueno seguir a tu instinto. Yo creo que en tanto llegue el mensaje de cuidar nuestra salud y tener un mejor estilo de vida, aun con Diabetes no importa de quien venga, pero que sea verdadera la información.
    Por otro lado como Lic. Nutrición vamos poco a poco ganándonos con mucho esfuerzo nuestro lugar en un equipo interdisciplinario que pocas veces nos tomas en cuenta a los nutriólogos como parte fundamental del tratamiento del paciente; aunado a todo ello creo que no podemos se celosos de algo que es tan necesario en nuestro México…. LA INFORMACIÓN ACERTADA contra una enfermedad que cada vez va en aumento y que sin personas con el compromiso como tu cada vez sería aun mayor.
    Como nutrióloga te digo FELICIDADES y BIENVENIDA a una hermosa área como la salud y como dices en conjunto con todas personas que te brindan su apoyo a conjuntar esfuerzo por hacer lo que nos gusta y llegar a más personas con nuestro mensaje.
    Todos somos piezas importantes de una sociedad que demanda cada vez mayores servicios con CALIDAD y CALIDEZ HUMANA.
    Saludos!!!!!

    • Rubí muchas gracias por tus palabras, hay mucho camino por recorrer pero es parte de esta aventura. Contra la diabetes no hay mucho que podamos hacer hasta donde sabemos porque no hay cura conocida, pero contra la ignorancia ahí sí podemos vencerla como dices con información certera, confiable, fundamentada y comunicada con calidez humana. ¡Un abrazo fuerte!

  4. […] uno de los más valiosos ocurre cuando aprendes algo sobre tí que no conocías. Ya les conté la historia de mi elección profesional y de como llegué 6 años después de mi primer diplomado al famoso examen de certificación del […]

  5. IMPACTANTE ELENA,TENGO TUS MISMAS INTENCIONES PERO ME PREGUNTABA, ¿YO COMO INGENIERO CIVIL QUE TENGO QUE VER CON EL ÁREA DE LA SALUD? ¿TENDRÉ ACCESO O ME PONDRÁN PEROS? TE FELICITO ES MUY EMOTIVO PARA MI Y PARA OTROS.


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *