apto para personas con diabetes

Señor, señora no se deje confundir, en mi opinión, no existe tal cosa como un artículo “apto para personas con diabetes”, no me gusta ver esas leyendas, las encontramos en un sin número de productos, desde calcetines hasta leche, pasando por jabones, cremas, chocolates, mermeladas, galletas, panes, y la lista es casi interminable.

Puede resultar útil que se diseñe un producto pensando en reducir su contenido de carbohidratos, de grasa saturada, incrementar el contenido de fibra, enriquecerlo con vitaminas, minerales o que se fabrique de un material textil suave, sin costuras que lastimen, que permita la transpiración y que la presión del elástico no corte la circulación del pie haciendo que sea más cómodo y seguro… estas características representan un beneficio para… para… ¡prácticamente cualquier persona! Entonces, ¿por qué no comunicar estos beneficios en lugar de contribuir a crear confusión? Decir que un tipo de “lo que sea” es apto para personas con diabetes ¿quiere decir necesariamente que otro tipo de “lo que sea” no lo es? Creo que los consumidores tenemos derecho a exigir respeto a nuestra inteligencia y capacidad de discernir.

Por supuesto que he consumido algunos de estos productos, ¡claro!, algunos son deliciosos o muy cómodos, pero mi decisión no se basa en esa leyenda, insisto, tan absurda como decir esta botella de agua es “apta para personas con sed”. Mi decisión es en función de qué cantidad de carbohidratos contiene, con qué está endulzado, qué calidad de nutrimentos aporta, si es cómodo o no y desde luego, si me gusta o no me gusta y punto.

Muchas veces los productos etiquetados como “aptos para personas con diabetes” contienen la misma cantidad (o a veces más) carbohidratos que los… los… ¿cómo le llamo a algo que no tiene esa etiqueta? ¿solo porque tengo diabetes ya no puedo consumir nada que no venga del pasillo “especial” del supermercado? ¿no les parece ridículo?

Consumidor: si reconoces que no tienes información suficiente para tomar una decisión, puedes buscarla, solicitarla al fabricante e informarte. Es buena idea acudir a tu equipo de salud y a tu educador en diabetes para conocer su opinión, sus argumentos y así formarte tu propio criterio. No permitas que decidan por ti lo qué es “apto” o “no apto”,  tu puedes tomar la decisión con fundamentos más sólidos que una leyenda.

Empresario: Gracias, en verdad, GRACIAS por pensar en diseñar productos que tengan menor cantidad de carbohidratos, que resulten opciones con mayor calidad nutrimental, o que permitan que transpiren los pies eso es muy útil para los altos, los chaparritos, los morenos y los güeritos y también para quienes tenemos diabetes. Nos ayudas más y mejor si te esfuerzas en comunicar con claridad la información veraz y completa sobre tu producto, así todos ganamos, ¿no te beneficiaría que tu mercado no se limite únicamente quienes tenemos algún tipo de diabetes?

Asociaciones de diabetes y de salud en general : ayúdenos a tomar decisiones informadas: avalando productos, en mi opinión, no nos ayudan, por el contrario, contribuyen a que dependamos de que una autoridad en el tema decida por nosotros, en lugar de ayudar a formarnos nuestro propio criterio para decidir. Sobre esta idea profundizaré en mi siguiente entrada.

Esta es mi opinión personal, ¿ustedes qué piensan?

Entradas recomendadas

7 Comentarios

  1. Buenas tardes Elena.
    Estoy de acuerdo en algunos puntos que nombras. Pero tambien dejame decirte que, depende el lugar donde vivas y las politicas sanitarias y de las otras que haya tanto en la ciudad como provincia o país, si se quiere, en SALUD, podes actuar. Porque amentablemente a las personas, a muchas no todas, si NO LES DAS TODO GRATIS O SERVIDOS, no lo hacen porque NO LES IMPORTA, total “como” entren o cuando salgan, al “ESTADO” le corresponde atenderlas.
    No quiero decir algo que te ofenda, porque tambien esta eso, en general estamos todos suseptibles, si mal no entendí sos DBT T1.
    A mi me falta el carton y seguramente, algunas herramientas para decir que soy EDUCADORA en diabetes. Pero continuamente estoy en contacto con los pacientes diabeticos T2 generalmente, los de T1 se dirigen SOLAMENTE al medico, otro dia hablamos de eso…
    Volviendo; las personas con diabetes en realidad no toman conciencia de la enfermedad, la educacion diabetologica no ayuda mucho, porque les FALTO LA OTRA EDUCACION. Si se quiere en el hogar pero el fundamental es el de las ESCUELAS. Que en la Argentina a los maestros les importa 3 “cascabeles”, cada vez somos mas ignorantes, cada vez nos preparan mas para ser DOMINADOS!!
    Somos mas IGNORANTES!!!
    Tengo una compañera enfermera que le diagnosticaron DBT T1, pero se asustó tanto pero tanto, que cambió muchos hábitos entre ellos la alimentacion, y sí; eligiendo los PRODUCTOS que dicen en las etiquetas: APTOS PARA Diabeticos. Yyyyyyyyyyy!!!!!!

    Evelina Mendoza
    Enfermera
    Consultorio para diabeticos.
    Hospital Zonal Bariloche

    • Estimada Evelina, gracias por compartir tu opinión en este espacio. No me ofende que emitas tu visión, al contrario, expongo la mía para invitar a la reflexión y al diálogo así podemos aprender juntos unos con otros. La labor de las enfermeras, que son las primeras educadoras en salud, es sumamente valiosa, gracias por ser parte del esfuerzo por educar. El tema del “cartón” es todo un tópico del que podemos platicar largo después, desde mi experiencia, no es lo importante el “cartón”, como le llamas tu imagino a contar con un certificado de “Educadora en diabetes”, lo que si es relevante es que si se trabaja con personas con diabetes uno procure mantenerse actualizada, en constante formación y aprendizaje, si gustas te puedo referir algunos cursos en línea que yo conozco sobre educación en diabetes, pueden ayudarte a contar con más herramientas para tu trabajo. Por ejemplo, en el campus virtual de la Organización Panamericana de la Salud hay varios cursos de autoaprendizaje gratuitos a los que te puedes matricular.

      El diagnóstico de diabetes puede dar miedo mucho miedo y a veces el miedo mueve a tomar decisiones con la poca información que tengamos a la mano y si esa poca información es una leyenda comercial que se limita a indicar “producto apto para personas con diabetes” no es de mucha ayuda entonces pues sigue contribuyendo a que las personas tomen decisiones sin fundamentos claros. Yo, al igual que tu compañera, también he consumido algunos de estos productos, al principio no tenía ni idea de qué características buscar o por qué decían ser “aptos”, pero he aprendido a discriminarlos, no movida por el miedo y la ignorancia, sino con base en el conocimiento de mi condición, de mis metas de tratamiento y cómo mantenerlas (definitivamente no todos los productos que tienen esa leyenda los considero adecuados para mantener mis metas, y muchos productos que no la tienen sí). Esta es mi invitación: si uno reconoce que consume esos productos solo por la leyenda, vale la pena preguntarse si necesita ser más crítico, buscar mayor asesoría o exigir más información.

      Nuevamente gracias por compartir. ¡Saludos hasta Bariloche!

  2. Una gran verdad pero vivos en el mundo de la publicidad de haber quien saca provecho de quien sea, ya vez la,campaña contra los refrescos que son los causantes de la diabetes, pero no ay autoridad que ponga altomomremedio por que no les interesa o ay mucho dinero de por medio….cual es??? Saludos

    • Gracias por compartir tu opinión Alfonso, hay también diferencias en la calidad de la publicidad y las campañas, creo que está en nosotros los consumidores aprender a discernirla. El asunto del consumo de bebidas azucaradas es todo un tema de debate me lo apunto para reflexionarlo y escribir algo al respecto. ¡Saludos!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *