tenedor pluma diabetesEsta es la pequeña parte de mi vida que decidí compartir, el tema en el que encaminé mi carrera profesional y ahora académica pero desde luego no lo es todo. Imagino que muchos han tenido una experiencia similar, cuando se dan un espacio para sí mismos fuera de los problemas cotidianos y del trabajo pero inevitablemente sale el tema: -oh ¿eres abogado? (imaginen una cara de “menos mal que no he hablado mal de los abogados”)- fíjate que yo tengo un problema legal que no he podido resolver porque el abogado que contraté es bastante …- ; – ah ¿tienes alergia al polen? yo conozco a una amiga de una prima que tenía lo mismo y desde que se untó tal remedio… porque las alergias son terribles… ella lo pasaba tan mal- … ¿les suena? uno quiere respirar aire fresco hablar del clima, de las vacaciones que se acercan,  de los zapatos increíbles que trae puestos la chica de la mesa de al lado…  cualquier cosa menos: diabetes.

Comprendo a la gente que decide omitir ese detalle de sus vidas cuando conocen nuevas personas, he pasado por ahí, puede ser realmente incómodo enfrentarse una y otra vez a las reacciones de susto, lástima, desconcierto, curiosidad, seguidas por historias de terror sobre abuelitos de un primo, consejos “infalibles” sobre curas milagrosas, y la conversación de la sobremesa otra vez: diabetes – ¿que no hay otro tema de que hablar?, ¿en serio?

Para mi, mi espacio sin trabajo ni estudio son las 4 horas a la semana del taller de flamenco en la universidad (donde estudié diseño industrial y ahora curso el doctorado en educación) y los ratos que me regalo para repasar las coreografías en casa cuando quiero relajarme. Ayer después de clase una compañera, que casualmente estudia diseño, me dijo: ¿también te quedas a comer, comemos juntas? – ¡claro! -respondí. Nos sentamos con nuestras charolas de comida en la cafetería. Hace muchos años ya que no voy al baño a medir mi glucosa y aplicarme la insulina, lo hago en la mesa directamente esté quien esté y me he dado cuenta que la gran mayoría de las veces las personas alrededor ni siquiera lo notan. Medí mi glucosa frente a mi amiga y ni cuenta se dió, saqué mi estuche con la pluma (o lapiceras) de insulina, me la apliqué mientras seguíamos hablando de cualquier cosa, después de 19 años haciendo esto no es necesario detener el mundo para concentrarse al 100% en algo tan rutinario como el conteo de carbohidratos, calcular la dosis y aplicarla, todo ocurre como la música de fondo en el escenario, fue hasta cuando estaba guardando la insulina en el estuche que mi nueva amiga se dió cuenta de lo que estaba haciendo (y uno tiene siempre esa pequeña curiosidad ¿cómo reaccionará?).

Para mi grata sorpresa su reacción fue la más inesperada, imaginen que no era una pluma de insulina sino un modelo edición limitada del teléfono de moda, esa fue la reacción:  -¡wow está padrísima, qué increíble!, ¿puedo verla? ¿cómo funciona?-, por supuesto- respondí, y se la di. No hubo cara de sorpresa o susto, tampoco siguió la típica pregunta, de obvia respuesta de “¿tienes diabetes?” acompañada de la clásica cara de (pobrecita, qué horror, es tan joven) – ¡Nada de eso! me preguntó ¿hace cuánto tienes diabetes? en el mismo tono de voz en el que alguien te pregunta “¿dónde conseguiste tu bolsa?”. Después de una breve explicación sobre cómo funcionaba la pluma y la diferencia entre diabetes tipo 1 y tipo 2, seguimos hablando de los tangos, la coreografía, el vestuario, los proyectos de diseño de las materias que yo llevé y los profesores que tuvimos en común… siguió la vida después del tema de la diabetes…

Fue refrescante poder conservar ese espacio sin la diabetes en el centro y, como decía Iñaqui Lorente en el video de la charla que dió hace unos meses, quitar el tema de la diabetes de la cara y ponerlo al lado y  de repente, ¿por qué no?, un poco hacia atrás, donde se le pueda vigilar de reojo, pero que no nos impida contemplar y disfrutar el resto del paisaje.

Ojalá y  llegue el día en que lo inesperado sean las reacciones de terror por ignorancia y lo común sea convivir en una sociedad bien informada, libre de mitos y prejuicios, empática, solidaria, tolerante, incluyente, respetuosa y que convive con personas no con profesiones ni mucho menos con enfermedades.

* La imagen que ilustra este post  fue tomada por la misma autora.

Entradas recomendadas

8 Comentarios

  1. Un saludo elenita:
    Te recomiendo una pelicula ? BLACK es Indu que actuaciones caray nosotros sabemos tan poco de los Indus.

    Luis

  2. Hola Elena, me da mucho gusto conocerte aunque tu no me conozcas, soy madre de una niña de 13 años a quien hace unos meses le acaban de diagnosticar diabetes 1 y estoy muy interesada en saber las experiencias por las que te ha tocado pasar con la condición de diabetes que tienes, gracias por tu ayuda.!!!!

    • Hola Ana Rosa mucho gusto, en lo que pueda apoyarte a ti y a tu hija estoy a sus órdenes, en lo personal y en lo profesional. Me dedico ala educación en diabetes. Puedes suscribirte al blog para recibir notificaciones de las nuevas entradas. También puedes contactarme por e-mail: elena.sainz@gmail.com ¡Saludos!

  3. Muchas gracias por compartir la experiencia Elena, y me alegro mucho de tu buena conversación con tu amiga. De vez en cuando las sorpresas vienen por el lado positivo 🙂

    Espero gustosa más artículos tuyos Elena, ves avisándome sí? 😀
    Que pases un buen día,
    Estefania.

    • Hola Estefanía gracias por escribir, así es de pronto también hay sorpresas positivas y hay que compartirlas. Puedes suscribirte al blog para que te llegue a tu correo la notificación de nuevas entradas. En la columna derecha busca donde dice ¿quieres recibir mis actualizaciones…? ingresa tu correo y listo. ¡Saludos!

  4. Hola Elena, soy mama de Briana de 13 años, a la cual le detectaron diabetes tipo 1 hace 2 meses. Es muy duro aceptar esto, mas sabiendo que es de por vida. Cuesta aprender todo, conteo de hidratos, mediciones, etc etc. Gcias a Dios mi hija es muy madura, uy lo ha tomado con mmucha responsabilidad. Sumado a esto se le ha presentado ahora hipotiroidismo, y mi preocupacion se centra en que recupere los kilos perdidos, por eso mi desesperación en saber si le doy bien la alimentación, ya que segun la dcta va a ir subiendo de a poco. Me gustaria una s palabras tuyas con tantos años de experiencia en esto, que por lo poco o mucho que he leido hace que la persona tenga una vida totalmente normal, pero siempre siguiendo el plan correctamente. Te mando un saludo grande y espero tu contestación. Atte Griselda

    • Hola Griselda, comprendo por lo que están pasando, es un proceso, ténganse paciencia y no pierdas la perseverancia para aprender cada día un poco más sobre cómo vivir bien con diabetes, en lo que les pueda apoyar estoy a su servicio. Te escribo por a tu mail. Un abrazo fuerte!!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *