Para entrar en el tema es importante diferenciar los tipos de diabetes. En esta ocasión me centraré en la diabetes tipo 1, aquí algunas distinciones y datos importantes: 400x400 DT1

  • Anteriormente se le conocía como “diabetes infantil” o “diabetes juvenil”, ya que se presenta con mayor frecuencia en niños y adolescentes, sin embargo hace ya muchos años que este nombre quedó en desuso ya que se presta a confusiones puesto que también pueden presentar diabetes tipo 1 jóvenes y adultos.
  • También se le llamaba “diabetes insulinodependiente” ya que desde el diagnóstico quienes la presentamos requerimos aplicarnos insulina, sin embargo las mujeres con diabetes gestacional o personas con diabetes tipo 2 también pueden requerir aplicarse insulina, por lo que una vez más, esta denominación resultaba confusa y poco precisa.  Lo correcto actualmente es llamarle diabetes tipo 1 (DT1).
  • Somos minoría respecto al total de personas con diabetes. Menos de 10% de quienes viven con diabetes presentamos diabetes tipo 1. La gran mayoría de quienes viven con diabetes, tienen diabetes tipo 2. Sin embargo quienes vivimos con diabetes tipo 1 tenemos mayor presencia en las comunidades virtuales y redes sociales, y no precisamente por cuestiones generacionales (pero ese es tema interesante para otro post).
  • La diabetes tipo 1, casi siempre, es de naturaleza autoinmune, es decir, por alguna razón que aún no está clara, nuestro sistema de defensas se confunde y destruye a todas las células productoras de insulina, de ahí la deficiencia absoluta de insulina. Cuándo no existe evidencia de un proceso de destrucción autoinmune, pero aún así el médico especialista diagnostica diabetes tipo 1, se dice que su origen es “idiopático” que en Medicina quiere decir ” de causa desconocida”.
  • Como no hay evidencia de una causa clara modificable, la diabetes tipo 1 no se puede prevenir. Existen muchas investigaciones al respecto, sin embargo al día de hoy no podemos hacer recomendaciones para prevenir la diabetes tipo 1 ya que desconocemos , si es que los hay, los factores de riesgo modificables.
La diabetes tipo 1 no está relacionada con hábitos inadecuados de alimentación, ni con sobrepeso u obesidad, tampoco es causada por consumo de azúcares y mucho menos tiene que ver con el poder adquisitivo.
  • Finlandia, es el país que tiene mayor incidencia de diabetes tipo 1, no se sabe por qué. Los investigadores tienen diversas hipótesis pero a ciencia cierta no lo sabemos. ( Yo no soy finlandesa y aún así vivo con diabetes tipo 1).

 

Los niños, jóvenes y adultos que vivimos con diabetes tipo 1 podemos crecer normalmente, gozar de una larga vida productiva, plena y sana. Lo que necesitamos es aprender a regular la cantidad de glucosa en sangre lo más parecido a como lo hace el páncreas de alguien sin diabetes, para ello hoy contamos con muchas herramientas. Hoy es posible vivir bien con diabetes tipo 1.

 

¿Para cuándo una cura definitiva?

Esa es la gran pregunta, existen diversas investigaciones y se están probando prometedores tratamientos que puden hacernos la vida un poco o un mucho más cómoda, sin embargo hablar de una cura definitiva para todas las personas con diabetes tipo 1 hoy por hoy aún no es posible.

Desde mi personal punto de vista, no vivo esperando una cura, me parecen sumamente interesantes y relevantes las investigaciones al respecto, pero dificilmente me sometería a un procedimiento experimental cuyos efectos secundarios no esten aún claros. He aprendido a regular mi glucosa y vivir con diabetes tipo 1 no me ha impedido hacer absolutamente nada de lo que me he propuesto hacer en la vida.  Claro que a veces me pregunto qué haría con todo ese tiempo libre que me quedaría si no tuviera que vigilar 24/7 mi  nivel de glucosa.

Me encantaría, como a todos nosotros, ser testigo de semejante acontecimiento histórico, quizá un día mis nietos digan ” cuándo mi abuela Elena era niña no había teléfonos portátiles, ni Internet… tenía diabetes tipo 1 y en su época contaba carbohidratos y calculaba cuánta insulina se tenía que poner y también se tenía que picotear los dedos para saber cuál era su nivel de glucosa…  ahora que está curada se dedica a viajar por el mundo, bailar flamenco y a disfrutar de sus bisnietos

(Qué creen: igual con todo y mi diabetes tipo 1 puedo viajar por el mundo, bailar flamenco y, cuando los tenga, disfrutar de mis bisnietos así que ¡a vivir se ha dicho!).

Referencias:

Federación Internacional de Diabetes. IDF Diabetes Atlas, 5th edn. Brussels, Belgium: International Diabetes Federation, 2011. http://www.idf.org/diabetesatlas

Federación Internacional de Diabetes. Risk Factors. http://www.idf.org/about-diabetes/risk-factors Recuperado el 18 de marzo de 2013.

Asociación Americana de Diabetes. Standards of Medical Care in Diabetes – 2013. http://care.diabetesjournals.org/content/36/Supplement_1/S11.full#sec-1

Entradas recomendadas

5 Comentarios

  1. Elena, toda la información q nos compartes es muy clara y facil d entender, aun despues d tantos años d evolucion sigo aprendiendo d este padecimiento con el q vivimos. Gracias por dicha informacion. Yo soy diabetica tipo I, desde los 8 años d edad, actualmente tengo 35 años, no ha sido facil pero debemos aprender a aceptarla y a conocer mas acerca d ella.

    • Tocaya, gracias por tus comentarios, así es no es fácil pero es posible. A veces para comenzar, cuando no entendemos nada, lo que necesitamos es que los demás nos crean capaces, mucho antes de que nos demos cuenta de que lo somos. Cuando la sociedad entera fomenta creencias acotadas o incompletas sobre la diabetes nos afectan a todos. Yo tengo 17 años con diabetes tipo 1 y, como tu, sigo aprendiendo. Un abrazo !

  2. bueno el articulo, tengo hace 35 años, D1 , pero segun la presidente de argentina dice q es una enfermedad de ricos jajaj, mas alla de esto , con diabetes se puede de todo!!! lo digo con basta experiencia

    • Alex, gracias por tu comentario. Yo también sigo confundida ante las declaraciones de esta mujer mal informada, sigo sin comprender si “estoy curada” o es que hay alguna transferencia bancaria a cuenta de la diabetes que aún no me llega.

      La realidad es que la ignorancia nos hace mucho más daño que la diabetes y está claro que no podemos dejarle toda la responsabilidad de bien informar a la sociedad a nuestros gobernantes. Es urgente actuar en favor de la educación y la salud. En mi post anterior hay una propuesta al respecto ojalá la puedas revisar y enriquecer. ¡Un abrazo fuerte hasta Argentina!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *